Logotype

BBVA en 2013

Operaciones de refinanciación y reestructuración

Imprimir esta página

El modelo de negocio de BBVA es un modelo de banca que persigue tener y mantener relaciones duraderas con sus clientes. En este sentido, el objetivo fundamental de la formalización de una operación refinanciada o reestructurada es proporcionar al cliente viabilidad financiera duradera en el tiempo ante dificultades transitorias y adecuar el pago de sus deudas contraídas con el Banco a la nueva situación de generación de recursos del cliente. En otras palabras, esta herramienta se utiliza para resolver los problemas transitorios de liquidez, y no los de solvencia, que puedan tener en un momento determinado los clientes de la Entidad. Por tanto, las refinanciaciones y reestructuraciones son una herramienta de gestión y su utilización para otras finalidades, como puedan ser el retraso en el reconocimiento de pérdidas, es contraria a la política del Grupo BBVA. Hay que señalar que BBVA siempre ha tenido debidamente identificadas y censadas cada una de las operaciones de refinanciación/reestructuración que ha realizado. Se efectúa un seguimiento pormenorizado de estas operaciones y, según su evolución, la filosofía del Grupo en esta materia es clasificar los riesgos refinanciados como dudosos, subestándar o normal según las recomendaciones emitidas por el supervisor para estas operaciones.

Al respecto cabe resaltar que en el tercer trimestre de 2013 se han aplicado las recomendaciones del supervisor sobre la clasificación de los créditos refinanciados. Hay que subrayar que tal aplicación no ha supuesto un cambio en los criterios de gestión de BBVA, ya que implica únicamente la puesta en práctica de criterios contables más estrictos que permitirán una mayor comparabilidad con el sistema, una vez que las entidades vayan recogiendo estas modificaciones. Lo principales impactos de la aplicación de dichas recomendaciones se describen a continuación:

  • Aumento de 3.864 millones de euros en el saldo de créditos dudosos en España debido a esta clasificación de préstamos refinanciados. Hay que señalar que este incremento se centra, principalmente, en la cartera hipotecaria minorista y en la de real estate.
  • El volumen clasificado a dudosos se califica como dudosos subjetivos, pues corresponden a clientes que están actualmente al corriente de pago.
  • En términos de saneamientos, la aplicación de esta recomendación ha supuesto 600 millones de euros de dotación adicional a pérdidas por deterioro de activos financieros, importe que se registró en el tercer trimestre.
Tools